11 ago. 2015

Adaptación de los medios tradicionales a la innovación de los metamedios


El objetivo de este trabajo es observar cómo la innovación disruptiva generada por las tecnologías, procesos y sistemas de gestión de la información (creación, recuperación, circulación y acceso), que se materializa a través de los metamedios sociales surgidos de la Web, es adoptada por los medios de comunicación tradicionales para reequilibrar sus modelos de negocio y redes de valor. La prensa impresa europea ha perdido en los últimos años cerca de 50 millones de ejemplares diarios de difusión y la televisión está viendo cómo se fragmentan sus audiencias y disgregan sus inversiones publicitarias. Muchos diarios dejaron de imprimirse en todo el mundo y otras grandes organizaciones de medios han cambiado de manos o se han sometido a fuertes reestructuraciones. El crecimiento mundial previsible de la industria mediática hasta 2018 es del 5,5% anual pero el de la publicidad digital, en cambio, se estima en más del 10,7% cada año.
Introducción, método y teoría
Este artículo trata de explicar, a partir de las teorías de la innovación disruptiva y de la rearticulación de las redes de valor de las organizaciones, los cambios que están experimentando los modelos de negocio de los medios tradicionales y los nuevos medios digitales (metamedios, según el concepto de Manovich, 2008). Se realiza, en primer lugar, una aproximación teórica a los conceptos y fenómenos que gravitan sobre el ecosistema mediático actual, para presentar a continuación los principales datos, resultados y tendencias que forman parte de la agenda de investigación y gestión de la industria de la comunicación. El trabajo se apoya en metodología cuantitativa y cualitativa para el contraste de datos del Sistema de Análisis de Balances Ibéricos (SABI, 2014), de la Asociación Mundial de Diarios (WAN-IFRA, 2014), del Observatorio Audiovisual Europeo (OBS, 2013) y de la evaluación de tendencias de otras fuentes empresariales (PWC, 2014). La hipótesis operativa es que los procesos tecnológicos y organizativos disruptivos de los nuevos medios o metamedios acaban siendo adoptados por los medios tradicionales para recomponer sus mercados y modelos de negocio.
El estudio de los nuevos medios de comunicación es una prioridad que Albarran (2014) sitúa entre las líneas a desarrollar por la investigación de la gestión y que aquí se contextualiza, partiendo del concepto de metamedio social, como resultado de la innovación disruptiva. Es un objeto propio de la gestión mediática, entendida tanto desde la administración de los medios como del análisis de sus resultados económicos o de la misma economía política (Albarran, 1997; Sinclair, 2000; Picard, 2006). Un campo de estudio complejo e híbrido, que se complica por los acelerados cambios (Fine, 2000; Küng, 2008) que protagoniza la industria mediática. La revolución tecnológica provocada por la introducción de la computadora y el desarrollo del software, encarnada en la representación de los nuevos metamedios (Manovich, 2008; 2013), es una innovación discontinua y disruptiva a la vez. Discontinua porque en sus primeros aspectos o fases (Web 1.0) no afectaba radicalmente –suponía un cambio, pero sólo incremental, de evolución y mejora- con respecto a los ámbitos mediáticos tradicionales y disruptiva porque en sus desarrollos o aplicaciones posteriores (web social 2.0 y semántica 3.0) acaba generando nuevos mercados y redes de valor diferentes. La teoría de la innovación, que se remonta al análisis económico de Schumpeter (1943), presupone un proceso de nuevo emprendimiento, a partir de creaciones e invenciones que provocan movimientos dinámicos de “destrucción creativa”, donde las empresas más activas desplazan a las que se han quedado rezagadas en el desarrollo de sus productos, procesos, comercialización y/o organización. Según la OCDE (2010), la innovación es la introducción de un producto (bien o servicio) o de un proceso, nuevo o significativamente mejorado, mediante la aplicación de un renovado método de comercialización o de organización de las prácticas de negocio así como de las relaciones laborales internas y sociales externas. La innovación puede ser continua, adaptativa, disruptiva y transformadora. La primera y la segunda corresponden a las industrias tradicionales mientras que la tercera y cuarta son las que cambian las reglas de juego y crean nuevos mercados.
La innovación disruptiva, según Clayton M. Christensen y Joseph Bower (1995, 1997), se genera a través de una destrucción creativa capaz de formar nuevos mercados, modelos de negocio y redes de valor que trastocan y acaban perturbando los ámbitos económico-comerciales tradicionales. El dilema innovador de Christensen (1997, 2014), a diferencia del enfoque económico schumpeteriano, enfatiza el rol disruptivo económico-comercial de las tecnologías e innovaciones en torno a tres elementos críticos: - distinción entre innovación sostenida y disruptiva, - tasa de mejoras que los usuarios pueden absorber, y - evolución del mercado a medida que se introducen nuevos productos o servicios. Las innovaciones disruptivas alteran las estructuras de mercado (Küng, 2008) y, por lo tanto, los modelos de negocio y sus redes de valor. Crean nuevos mercados y relaciones que los operadores tradicionales no saben o no pueden aprovechar por incapacidad de adaptación: baja rentabilidad, dificultad de monetización e insostenibilidad de sus pesadas o rígidas estructuras.


Tomado de: Campos-Freire, Francisco (2015). “Adaptación de los medios tradicionales a la innovación de los metamedios”. El profesional de la información, v. 24, n. 4, pp. 441-450. http://dx.doi.org/10.3145/epi.2015.jul.11

4 ago. 2015

Las bibliotecas universitarias y la web 2.0


La aplicación de herramientas de la web social para ofrecer servicios en las bibliotecas es un área que ha despertado el interés de investigadores en los últimos años en todo el mundo. Si bien existen diversos estudios que describen cómo se desarrolló un plan de para adoptar estos medios sociales en determinada biblioteca, que evalúan cuántas bibliotecas utilizan estos servicios, qué tan a favor están los profesionales de la información o que investigan el estado de la web social en las bibliotecas de un país (Ayu y Abrizah 2011; Linh 2008; Bosque, Leif, y Skarl 2012; Thanuskodi 2013; Tripathi y Kumar 2010; González y Redondo 2012; De-Volder, González-Terán, y Gutiérrez 2012; Garcia-Rivadulla 2010), son pocos los que investigan la percepción y uso de estos servicios por parte de los usuarios.
Identificar cómo usan las personas estas herramientas, cómo conviven sus intereses profesionales y personales, y si realmente están a favor de mezclar ambos en un servicio 2.0, son áreas todavía poco investigadas. Aún menos investigada es la percepción de los usuarios de las bibliotecas universitarias sobre el uso y valor de estos servicios. En algunos casos se habla del éxito de algún servicio de una biblioteca brindado a través de estos canales, pero no se hace referencia a cómo se mide ese éxito, ni a la cantidad de personas que usan dicho servicio. Cuando sí aparece mencionada la cantidad de usuarios, ésta no parece significativa en comparación al esfuerzo realizado por la biblioteca para crear y mantener estos servicios y en comparación a la comunidad total de usuarios reales y potenciales de esa biblioteca. En resumen, se carece de evidencia empírica, cuantitativa y cualitativa, que avale la efectividad de estos servicios (Dickson y Holley 2010).
Otro tipo de estudios que investigan el uso de la web social en las bibliotecas se centran en servicios de redes sociales como Facebook o sistemas de microblogging, como el caso de Twitter, por ser dos de las herramientas más utilizadas a nivel mundial. Según Ruppel y Vecchione, los estudiantes universitarios valoran el tener a su alcance servicios de gran calidad, rápidos, convenientes y personalizados, sin importar cuál sea el medio a través del que se brinden (Ruppel y Vecchione 2012).
En un estudio realizado en el 2002 se cita la conveniencia, así como la rapidez y el anonimato, como razones fundamentales para utilizar un servicio de la biblioteca en la web social. Cuando el usuario interactua con el bibliotecólogo/bibliotecario a través de un servicio en línea (chat o SMS) muchos asumen, al no ver al profesional en persona, que éste era amigable, con el conocimiento necesario para responder su consulta y que no estaba ocupado, lo cual los incentivaba a usar esta opción más que la visita en persona (Ruppel y Condit Fagan 2002). En un seguimiento realizado en 2012, se agregó la posibilidad de “multitasking”, como razón de uso. Los usuarios veían como una ventaja el poder realizar otras tareas en línea mientras chateaban con el personal de la biblioteca, cosa que no sería posible si se encontraran hablando en persona. A esta ventaja se le suma también el crecimiento del uso de Internet a través de dispositivos móviles. El estudio concluía que agregar servicios sociales, como la referencia a través de chat, contribuye a mejorar el éxito académico ya que poseen la flexibilidad que necesita un investigador o estudiante y presentan una comunicación robusta que es clave para que estos servicios prosperen (Ruppel y Vecchione 2012).
Esto es relevante ya que una de las tendencias mundiales con las que las bibliotecas deberán trabajar y, en gran parte, ya lo están haciendo, es con el auge de las tecnologías móviles. En todo el mundo los teléfonos celulares (móviles) son un medio de comunicación esencial, por lo que uno de los desafíos que deberán enfrentar las bibliotecas es desarrollar aplicaciones accesibles desde ese tipo de dispositivos (Click y Petit 2010). Como citábamos anteriormente, los estudiantes hacen énfasis en la conveniencia a la hora de buscar información como factor decisivo para elegir qué servicios usar (ACRL Research Planning y Review Committee 2012), y qué más conveniente que un servicio que se puede llevar en el bolsillo.

Apartes de este documento fueron tomados de la obra completa titulada, percepción 2.0: las bibliotecas universitarias uruguayas en la web social desde el punto de vista del usuario, de, Sandra García Rivadulla, Como trabajo final del Master universitario en bibliotecas y servicios de información digital de la Universidad Carlos III de Madrid.

26 jun. 2015

La Biblioteca Híbrida


El concepto de Biblioteca es un concepto asentado que hoy en día adquiere una nueva dimensión. Se viene gestando desde hace unos años el nuevo concepto de Biblioteca Digital. Éste hace referencia sin embargo a varias realidades, conexas entre sí. Todas ellas se dan en la llamada Sociedad de la Información o Sociedad del Conocimiento. En el siglo XXI vivimos en un nuevo contexto cultural y social, donde las nuevas tecnologías avanzan a pasos agigantados y se instalan en nuestros lugares de trabajo, de ocio y de trabajo. La información es un bien cada vez más valioso, materializado en soportes cada vez más variados, distintos al papel. Las nuevas tecnologías crean, por una parte, nuevos tipos de documentos, y  por otra, nos facilitan el acceso a los mismos. De entrada, existen varias denominaciones para referirse a la nueva forma que la Biblioteca está tomando: biblioteca electrónica, híbrida, virtual, digital, etc., según los autores. La terminología, por tanto, no está asentada todavía, y las definiciones, a veces contradictorias, abundan. Hay bibliotecas digitales de nacimiento, que han nacido ya en ese formato, es decir, nunca tuvieron un antecedente en papel, todos sus documentos son digitales de origen. También están las bibliotecas digitalizadas, es decir, aquellas que, tras un proceso de cambio de soporte, han digitalizado sus fondos en papel a soporte digital. La expresión biblioteca electrónica suele usarse para referirse a los fondos electrónicos de una biblioteca que cuenta en su colección con distintos tipos de soportes. Sea como sea, la situación en la biblioteca actual refleja una combinación de soportes, básicamente el papel y el electrónico, que conviven y se complementan. Por ello es más propio hablar de Biblioteca Híbrida, tal y como la denomina el estudioso Peter Brophy. Esto da lugar a nuevas formas de trabajar, nuevas herramientas de trabajo que se suman a las tradicionales.
Según Tomás Saorín, la biblioteca híbrida sería aquella que:
  • Parte de una institución bibliotecaria que existe físicamente de forma organizada
  • Integra recursos tradicionales con recursos digitales, potenciando los primeros más que reemplazándolos
  • Ofrece documentos y servicios en cualquier soporte, de forma presencial y en línea
  • En el espacio presencial de la biblioteca, los servicios y procesos están automatizados, ahorrando tareas administrativas y mecánicas a los profesionales,  y ofreciendo al usuario mayor  autonomía, a través del autoservicio, y las herramientas en línea.
Es decir, la Biblioteca Híbrida es una combinación de Biblioteca Digital y  Biblioteca Tradicional. Algunas bibliotecas tienen casi tan desarrollada su parte digital como su parte tradicional. Otras bibliotecas no pueden denominarse ni siquiera híbridas porque el volumen de sus fondos electrónicos es poco relevante. En todo caso, no es previsible que en los años venideros la Biblioteca actual se convierta en Biblioteca Digital de forma íntegra. De hecho, muchos expertos vaticinan aún larga vida al papel. (Largo periodo de transición). En esta combinación, la web de la Biblioteca se convierte en el nexo de unión de las dos bibliotecas como punto aglutinador. Poco a poco la biblioteca da acceso a un número creciente de servicios: acceso remoto a Bibliotecas Digitales, petición de reservas y prórrogas en los préstamos, solicitud de P.I., búsquedas en el OPAC, etc.
Desarrollo De La Biblioteca Híbrida: Elementos Que La Conforman
Como manifestaba Luisa Orera, podemos decir que los elementos básicos de la biblioteca Son: 
la Colección, la Organización y la Difusión. 
Además, está el factor humano: los Usuarios Y los Profesionales (el personal). 
Estos aspectos clave para el desarrollo de cualquier biblioteca están presentes también 
en la biblioteca híbrida, aunque aquí se aplican procesos más automatizados y autónomos y se 
trabaja con herramientas en línea y documentos digitales.
Veámoslos detenidamente:
La Colección
La colección de la biblioteca híbrida hace referencia al fondo documental que ofrece, que está compuesto por:
· Todo tipo de materiales y soportes: papel, audiovisuales, multimedia, digitales, doc en línea, etc.
· Varios fondos:
o  fondo propio adquirido mediante los procedimientos habituales (compra, donativo, canje, etc.)
o   fondo creado por la biblioteca (en papel o en otros soportes)
o   fondo digitalizado
o   fondos electrónicos gratuitos (selección de recursos de Internet)
o   fondos procedente de la cooperación bibliotecaria (colecciones compartidas o licencias consorciadas)
Los documentos que actualmente se ofrecen en formato electrónico son básicamente: Biblioteca Digital, pp-e científicas, fondo antiguo digitalizado, tesis, recursos web, catálogos, audiovisuales, etc.
La Organización
Se refiere a la Gestión de la Colección y a la Gestión Bibliotecaria en su conjunto
Si nos referimos a la Gestión de la colección, en sus distintas fases, podemos hablar de Selección, Adquisición, Tratamiento Técnico, Conservación, Expurgo y Evaluación.
-          Selección: la biblioteca híbrida utiliza herramientas bibliográficas tradicionales y digitales. Entre ellas, Bibliografías (nacionales, comerciales tipo Ulrich's), Biblioteca Digital especializadas, ISBN, Catálogos de bibliotecas, catálogos comerciales, etc. Cada vez más estas herramientas recogen no sólo las publicaciones existentes en papel, sino en los demás soportes. Además, tanto para la selección de materiales tradicionales como electrónicos existe abundante información en Internet, sobre todo en los sitios web de cada proveedor.
-          Adquisición: aunque fue una de las tareas más complejas de automatizar, en la actualidad se realiza de forma automatizada desde el SIGB. La biblioteca híbrida puede gestionar el proceso de compra en línea gracias al comercio-e con protocolos como el EDI. La forma de adquisición de muchos tipos de publicaciones electrónicas es a través de las Licencias de uso. Son contratos por los que se establecen las condiciones de uso de las publicaciones, concretamente las publicaciones periódicas científicas. La biblioteca no adquiere físicamente los ejemplares sino que compra la posibilidad de acceso a estas publicaciones en línea. Esto plantea serios problemas que van desde la conservación, el acceso a la copia apropiada y los precios vertiginosos. Muchas cláusulas de estos contratos son abusivas y perjudiciales para la biblioteca. Una manera de combatir de manera práctica y rentable esta situación son los consorcios, que abogan por la adquisición y el uso cooperativo de fondos.
Tratamiento técnico: el análisis documental (formal y de contenido) se realiza de forma automatizada y normalizada mediante el uso de las ISBD, el MARC, la CDU, etc. En la actualidad se tiende a compartir registros y no realizarlos siempre de forma inicial.
Respecto a los doc-e en línea que integra la Biblioteca Híbrida, plantean problemas en los que actualmente se trabaja para desarrollar sistemas de normalización en su descripción, identificación, y acceso. Entre ellos están modelos de metadatos (como RDF, DC,), modelos de integración del Marc con XML (Marc XML Squema, Marc XML DTD), números normalizados de identificación permanente (URI, DOI, PURLP) y sistemas de arquitectura abierta (que permitan la comunicación entre metadatos) -          como el OpenURL, OAI,.. El control de los nuevos documentos digitales es actualmente uno de los ámbitos que actualmente más preocupa en este campo profesional.
-          La Conservación en la Biblioteca Híbrida se desarrollará de forma cooperativa, bien en la gestión de depósitos, en proyectos de digitalización retrospectiva y difusión en línea, o en el desarrollo de archivos digitales cooperativos que contemplen la conservación de los doc-e en línea. Estos documentos presentan serios problemas de conservación, ya que en la actualidad, no existe legislación adecuada que los contemple y tienen un alto grado de volatilidad y dinamismo.
-          La Evaluación de la Colección tiene especial importancia, y afecta a todos los servicios y procesos. Ha de valorarse la eficacia, eficiencia, validez y relevancia de la colección, para detectar errores y solucionarlos. Para ello se utilizan Indicadores que permiten hacer comparables los datos cuantitativos y datos cualitativos que se recogen.
En cuanto a la Gestión Bibliotecaria, en la biblioteca híbrida hace referencia a la gestión automatizada e integrada de todos los procesos y servicios de la biblioteca. El nuevo concepto de GB: entiende a la Biblioteca como un sistema, al Usuario como un cliente al que se debe conocer, atraer y satisfacer (MK), y se desarrolla mediante la Planificación por Objetivos y la Evaluación de sus procesos. En este sentido, la Biblioteca Híbrida se apoya en la Automatización (SIGB en línea, cada vez más desarrollados) para poder agilizar y automatizar tareas, desarrollar programas de evaluación y trabajar en cooperación de forma más eficaz.
La Difusión
Como comentamos, la Difusión tiene que ver con los servicios que ofrece la biblioteca, que 
básicamente son: Préstamo, Información y Referencia, Formación de usuarios y Extensión 
bibliotecaria. En la Biblioteca híbrida, estos servicios se amplían y adquieren  otras dimensiones, 
ya que se dan:
-          en el espacio físico de la biblioteca (servicios presenciales)
-          en el espacio web de la biblioteca (servicios remotos)
Veamos las diferencias que plantean respecto a la biblioteca tradicional:
·        Préstamo: los materiales de la biblioteca física (en papel o electrónicos off-line) se prestan bajo las mismas modalidades de siempre. Algunas están empleando ya el sistema de autopréstamo. En cuanto a los materiales en línea, existe un espacio nuevo de consulta: la Web. El OpacWeb se puede consultar en la misma biblioteca o por Internet, y ofrece mayores prestaciones, pudiendo interactuar con el sistema y efectuar reservas, prórrogas, peticiones, etc.
·        Información y Referencia: pretende satisfacer todas las cuestiones planteadas por el usuario desde el servicio de referencia. Además, tiene como labor adelantarse a dichas cuestiones y elaborar productos informativos y servicios de alerta y DSI (difusión selectiva de la Información). mediante listas de distribución y correo-e, etc. La biblioteca híbrida ofrece enormes posibilidades para que este servicio se amplíe. De hecho, es el que más se prevé que se pueda desarrollar en adelante.
Ofrece acceso en línea a información bibliográfica especializada: Diccionarios, BD, Repertorios, etc. También permite hacer consultas al bibliotecario Referencista mediante correo-e, formularios web, chat, microconferencia o videoconferencia.
·        Formación de usuarios. Se dirige en varios sentidos:
-          El conocimiento interno de la biblioteca, su funcionamiento, servicios, etc.
La alfabetización informacional (la adquisición de técnicas y habilidades documentales, para recuperar la información pertinente según sus necesidades, evaluando su validez, y comprendiendo su significado). Ejemplos de formación en la biblioteca híbrida, además de los tradicionales: tutoriales, cursos on-line, proyecciones en vídeo para temas específicos, animaciones que representen  visitas guiadas, etc.
·        Extensión Bibliotecaria: Son actividades que acercan la biblioteca a aquellos que no pueden acceder a ella o que intentan promocionarla y darla a conocer. Como ejemplos de extensión bibliotecaria en la biblioteca híbrida, podemos mencionar: el propio portal de la biblioteca y los servicios que ofrezca desde la red, campañas institucionales, exposiciones virtuales, concursos literarios, Guías de lectura en formato-e, videoconferencias, etc. Uno de los retos para la biblioteca híbrida es la accesibilidad: hacer llegar los ordenadores a personas con riesgos de caer en la marginalidad: discapacitados visuales o físicos en general, inmigrantes, analfabetos digitales, etc. Respecto a la promoción de la Biblioteca, podemos destacar la campaña @yourlibrary, de la ALA, para ayudar a todo tipo de Bibliotecas a desarrollar sus propias campañas.
Los Usuarios
Los usuarios de la biblioteca híbrida tendrán necesidades variadas, y en función de ello, harán uso de todo tipo de materiales de la colección, o sólo de una parte, ya sea la tradicional o la digital. Habrá usuarios únicamente presenciales, únicamente virtuales, o que combinen ambas formas. Los usuarios virtuales deberán tener una adecuada identificación como tales. En todo caso, como en cualquier biblioteca actual, los usuarios son esenciales, ya que la biblioteca está abierta y orientada hacia ellos. Algunos autores plantean que se potenciará su fidelidad, su autonomía y autoservicio.
Los Profesionales
El bibliotecario de la biblioteca híbrida ha tener habilidades y técnicas documentales en el ámbito digital, para poder encargarse de la gestión de las colecciones híbridas. Ha de adaptarse a este medio, y ser un profesional de la información, que sepa buscar, recuperar, organizar y crear información en formato-e. Para ello, serán necesarios programas de formación continua (listas de correo profesionales, boletines-e, formación a distancia, etc.)
Mantenimiento De La Biblioteca Híbrida
El mantenimiento de la Biblioteca Híbrida difiere esencialmente del mantenimiento de la Biblioteca Tradicional en:
Mantenimiento del Web de la Biblioteca
Mantenimiento de infraestructuras informáticas y soportes tecnológicos
Mantenimiento Del Web De La Biblioteca
El núcleo del web de la biblioteca es el OPAC. El OPAC en línea que se desarrolla en la Biblioteca Híbrida, amplía sus servicios y posibilidades, por lo que tiende a llamarse OPAC-Portal, ofreciendo entre otras opciones: 
- Registros bgcos de los documentos, con enlaces a otros registros relacionados, al doc-e a txt completo,  etc.
- Consulta a otras fuentes bibliográficas: Biblioteca Digital en línea, Sumarios, Índices, Pasarelas temáticas,
- Directorios o guías temáticas elaboradas por la biblioteca
Permite guardar resultados de búsquedas y enviarlas por correo-e.,  etc...
Se podrían incluir objetos multimedia en el catálogo...
La característica fundamental de este Opac es la Integración en las búsquedas (permite buscar simultáneamente en dif. fuentes) y la integración en los enlaces (permite acceder desde un doc.-e o fuente a otro), y la integración en los servicios de información desde un único punto: El Opac Portal o Ventanilla única. En este sentido, éste necesita de mantenimiento especial para comprobar que no existen duplicaciones, enlaces erróneos, integraciones incorrectas, etc. El Opac de la Biblioteca híbrida, contempla recursos tradicionales y recursos-e. Respecto a los documentos-e que la Biblioteca dispone y controla físicamente, ya sean off-line (material audiovisual) o recursos-e que la biblioteca alberga en sus servidores (p.e. doc fruto de digitalización retrospectiva o de creación propia) existen también métodos de descripción, gracias a las ISBD (ER) e ISBD (CR). 
Es con los doc-e en línea + dinámicos, dónde hay que hacer por el momento mayor hincapié en su mantenimiento  y gestión. Para ello, los SIGB deben incorporar herramientas o módulos para gestionar y acceder a estos recursos (es decir, que permitan describirlos, pasar a MARC, y modificar, intercambiar, etc.). Para ello los SIGB en línea, deben soportar metadatos, identificadores, y sistemas de arquitecturas abiertas para su comunicación (que no son otra cosa que Biblioteca Digital de metadatos de estos recursos = Catálogo dinámico de rec-e). Actualmente la mayoría de SIGB los soportan, aunque existen diferentes iniciativas para la integración de los rec-e en el OPAC, unas cooperativas, como el CORC de la OCLC, y otras comerciales como MetaLib, de Exlibris.
Mantenimiento De Las Infraestructuras Informáticas Y Soportes Tecnológicos
El mantenimiento de éstos es costoso y complejo, en gran medida, porque son equipos y soportes que evolucionan rápidamente y que quedan pronto obsoletos. Esto implica, además de los costes económicos, programas de migración de los doc.-e conservados para cuando sea necesario. La biblioteca híbrida debe contar con personal informático disponible en todo momento que se encargue del mantenimiento de equipos, programas, seguridad informática, hardware, reparaciones, etc. Además, se deberá contar con su asesoramiento para planificar todo lo relativo a las infraestructuras informáticas. Eso no quita para que el bibliotecario tenga una sólida formación en conocimientos informáticos. 
Para concluir, reseñamos que las funciones de la biblioteca no han cambiado sustancialmente con la revolución tecnológica. Para adaptarse a los cambios, la biblioteca ha ido cambiando sus herramientas y la forma de interactuar con el usuario. Así consigue ampliar sus servicios, ayudada por el fenómeno de Internet. Sin embargo,  habrá que hacer frente a los problemas que la futura biblioteca digital ya empieza a mostrar, sobre todo los relacionados con el alto coste que supone, la preservación, la autentificación de usuarios, la seguridad informática y la legislación sobre derechos de autor. Muchos de los aspectos relativos al desarrollo y mantenimiento de la biblioteca híbrida deben contemplarse desde la Cooperación bibliotecaria, como práctica esencial para poder soportar y hacer viable y eficaz la biblioteca que hoy en día se plantea.